Alumnos

-Artículos.
-Testimonios.
-Investigaciones Finales.
-CoNéCtAtE.

 
Sexualidad en el lesionado medular
Isabel Christian García Alavez
Sexualidad en el lesionado medular

Sexualidad en el lesionado medular

 

Isabel Christian García Alavez

 

La falta de información sobre sexualidad y discapacidad refuerza mitos que atemorizan y afectan la calidad de vida coadyuvando a la violación de los derechos sexuales y reproductivos de las personas con discapacidad.

 

Muchos sienten que su cuerpo diferente no cubre las expectativas de las posibles parejas sexuales; piensan que nadie se fijara en ellos/as. Sin embargo, esto pesa más sobre la mujer con lesión medular que sobre el varón ya que es más frecuente encontrar varones casados o en pareja que mujeres en la misma situación.

 

Se cree que la lesión motora impide que estas personas experimenten deseos sexuales puesto que lo motor les permite el movimiento requerido para un coito, Se parte de una concepción muy reducida de sexualidad concibiéndola únicamente como coito y más nada; sin embargo, la sexualidad entre una pareja implica la calidez, las caricias el erotismo emanado de todos los sentidos y de cada pulgada de piel. Mientras se tenga eso y apertura hacia la sexualidad, la pareja puede mantener una vida sexual muy amplia y gozosa.

 

Hay un error al creer que en los varones la eyaculación y el orgasmo son sinónimos entre sí. Puede haber orgasmos sin eyaculación, con eyaculación y después de la eyaculación. El orgasmo no es sólo un evento fisiológico en donde se sienten una serie de contracciones cada ocho décimas de segundo sino un evento acompañado de emociones, identidad y autoestima entre otras cuestiones. Por otro lado, existen evidencias científicas y experimentales en las cuales hay orgasmos fisiológicos y orgasmos psicógenos. Masters, Johnson y Kolodny (1985), aportaron importantes datos referidos al caso de una mujer con lesión medular que reportaba orgasmos, y en quien la tumefacción (hinchazón) aparecía en los labios de la boca y no en los labios de la vulva. Estos datos así como el identificar al orgasmo psicógeno abrieron la posibilidad de promover una salud sexual en los pacientes, Muchos de los varones con lesión experimentan este tipo de orgasmos también.

 

Las personas con lesión medular pueden ejercer una sexualidad plena, humana y armónica. Educar y es una tarea prioritaria a nivel social y a nivel personal el de llevar a cabo un re-descubrimiento sexual, sin temores, sin tabúes, conociendo el cuerpo nuevo y el tipo de lesión, sus limitaciones pero sobre todo sus múltiples capacidades.

 

Entorno a la sexualidad, los derechos sexuales y reproductivos son derechos y libertades pertinentes a los individuos así como a sus parejas que se ven afectados por otros derechos aparentemente diferentes tales como la accesibilidad, el trabajo, la educación, una cultura que redignifique la discapacidad y la independencia de las personas con lesión medular.

Si bien los pacientes que han sufrido una lesión en medula espinal pueden sentirse al principio incómodos e inseguros en todo lo relacionado con la sexualidad, muchas veces, con tiempo, práctica y apoyo emocional, llegan a sentirse seguros de sí mismos y sexualmente atractivos.

 

En cuanto a la fertilidad, la del hombre generalmente disminuye como consecuencia de la lesión, aunque muchos pacientes pueden llegar a ser padres, ya sea de forma natural o con ayuda médica.

 

En algunas mujeres, desaparece la menstruación durante algunos meses después de producirse la lesión, pero después se recupera. La fertilidad femenina no se ve afectada y las pacientes pueden quedar embarazadas. Sin embargo es aconsejable esperar al menos dos años después de la lesión para estabilizar y fortalecer la columna vertebral.

 

Para que una persona resulte atractiva a los demás debe sentirse bien consigo misma, tener una mentalidad abierta y estar dispuesto a experimentar. Si ya se tiene pareja, y ésta lo apoya, el paciente puede tener una vida sexual satisfactoria, tanto para el mismo como para su compañero(a).

 

Los profesionales que atienden al paciente deben respetar las preferencias sexuales de este y tener una mentalidad abierta que les permita ayudarle y aconsejarle.