Alumnos

-Artículos.
-Testimonios.
-Investigaciones Finales.
-CoNéCtAtE.

 
Cuando el amor se convierte en codependencia
María del Carmen Segura Méndez
Cuando el amor se convierte en codependencia
Cuando el amor se convierte en codependencia

 

Cuando el amor se convierte en codependencia

 

María del Carmen Segura Méndez

 

El ser humano tiene una gran necesidad originada de su yo social,  busca sentirse acompañado. El hombre al igual que otros seres vivos ha visto que es más fácil enfrentar los problemas en equipo. Las funciones vitales como el conseguir alimento, el defenderse de depredadores, hacer frente a la enfermedad, el cuidado de los pequeños, etc. se resuelven más fácil  en grupo. De ahí la  necesidad implícita de socializar y sentir el apoyo de los demás.

 

Por esta misma razón, una persona puede sentir la necesidad de buscar una pareja para que su vida sea más fácil y se sienta apoyada. El grave error del ser humano es pensar que la otra persona va a cumplir sus necesidades y expectativas.

 

Al principio, cuando la pareja entra a la fase de enamoramiento, busca depositar sus ilusiones en el otro. Como si esa persona fuera a brindar la felicidad absoluta, se espera que cumpla las expectativas y se le deposita la responsabilidad de sí mismo, para que el otro lo cumpla.

 

El proceso de enamoramiento conlleva una exaltación de la sensibilidad donde el que la experimenta puede sentir que vive un felicidad muy grande. Esto generalmente solo es momentáneo y se basa en expectativas mas que en hechos reales.

 

El enamorado lucha por esta pseudo felicidad a toda costa, no importando incluso con la negación de situaciones reales. Basa su felicidad e incluso autoestima en el hecho de vivir ese amor idealizado.

 

 

Al sentirse pleno y lleno de vida,  esa persona le hace sentir bien, porque así es el  proceso de enamoramiento, quiere despertar el sentido de posesividad; sin darse cuenta (consciente o inconsciente), y es cuando surge la necesidad de control.

 Al transcurso del tiempo, este proceso de enamoramiento hace que la relación de pareja se vuelva mas intensa, porque se busca más el control ya que tienen miedo a la perdida.

 

Una de las razones porque la pareja entra en un estado de obsesión, es cuando cree que va a perderlo todo y cuando más tiene la inferencia que entre más logre hablar con su pareja para decirle lo que necesita, quiere y desea, el otro lo va a entender y entonces hará todo lo posible por cumplir sus deseos.

 

Así pasa, cuando una pareja, de una o ambas partes busca al otro, tratando de tener la mayor información, por eso, las llamadas  telefónicas cuestionables; “¿Dónde estas? ¿Qué estas haciendo? ¿Qué vas a hacer?”, y cuando ya muestran rasgos de obsesividad, las preguntas se relacionan con el “¿Por qué no me contestabas? ¿Por qué tienes en tu celular esto…? ¿Por qué no me quieres dar la clave de tu correo? ¿Qué escondes?, etc.

 

El querer poseer y controlar al otro, diciéndole lo que tiene que hacer o dejar de hacer, es una fantasía de la pareja, creyendo que a través  de sus palabras va a hacer que la otra persona obedezca y todo funcione maravillosamente. Sin embargo, se olvidan que esa persona tiene gustos y necesidades propios que quizás, no sean lo que la pareja espera y esto convierte a la relación en una lucha interminable. Muchas parejas viven así durante años, sabiendo que esa relación que tienen no cumple sus anhelos y expectativas, pero no se pueden separar porque no pueden quedarse sin ese otro.

 

La persona amada se convierte en un autentico satisfactor que le da sentido a toda su vida. Esto puede incluso originar conductas desesperadas que pueden alejar a la otra persona convirtiéndose en verdaderas tragedias pasionales.

 

 

Las peleas y discusiones son común en ese tipo de relación, y es entonces cuando los dos sufren y no disfrutan del otro. Algunos tienen la gran necesidad de nunca perder a la pareja, aunque paguen el alto precio de tratar de complacer al otro para que nunca lo deje. 

 

Cuando el amor se convierte en codependencia, la  pareja tendrá que hacer una análisis y dar solución al problema.

 

Muchas veces escuchamos el término de media naranja como una situación en la cual alguien aporta la mitad de algo.

 

Este concepto es limitante ya que ambas personas deben ser siempre individuales e independientes y las cuales aportan el 100% de sí mismas a la relación, no esperando que el otro las haga felices ni buscando la felicidad del otro.

 

La persona encuentra felicidad  y logra un sentido de plenitud y realización en esta lucha diaria, sabiendo y confiando que la otra parte tiene un objetivo similar.  Cuando dos personas logran mantener este enfoque, crean una relación sana que los retroalimenta y los mantiene motivados en continuarla e incluso acrecentarla sin importar las adversidades.