Alumnos

-Artículos.
-Testimonios.
-Investigaciones Finales.
-CoNéCtAtE.

 
El mundo es de los vivos
Sonia Valentina Javalera Celaya
El mundo es de los vivos
ACTITUD ANTE LA MUERTE

 

El mundo es de los vivos

 

Enfrascarnos en preguntas y no actuar es el primer obstáculo en el camino

 

Al decir que el mundo es de los vivos, no se hace referencia a algo sobrenatural... Todo lo contrario, se hace referencia a lo que debería ser una característica del ser humano.

 

 

Quién no se ha preguntado más de una vez para qué fue hecho, o si está haciendo bien las cosas, si las decisiones que se toman son las correctas, etc., o más bien, ¿cuántos no hemos pasado por la clásica crisis existencial?

 

Por naturaleza el ser humano siempre está en busca de respuestas a sus constantes preguntas sobre lo que es o puede ser. Pero cuántos también se quedan encapsulados en sus cuestionamientos sin lograr avanzar a lo que un día obtuvieron como respuesta.

 

Estas personas se caracterizan por planear, mas nunca actúan realmente, se quedan dormidas ante las oportunidades que pudieran abrirle las puertas a un camino de éxito laboral, profesional o personal. Personas con gran capacidad de lograr sus metas, pero también con gran capacidad de auto sabotaje.

 

Pero no todas se quedan dormidas, otras simplemente reposan en la comodidad de su situación, sin darse cuenta que poseen capacidad de más, o desconfían de las mismas. También existen las personas que cuentan con título de carrera profesional, pero no han sido “agraciados” con un trabajo que reditúe sus años de quemarse las pestañas en la escuela. O no son suficientes para tal trabajo, o tal trabajo nunca es suficiente para ellos.

 

No todo es así, por otro lado están las personas con actitud y hambre de superación, a las que por circunstancias adversas o ajenas a su voluntad, no pudieron concluir sus estudios básicos, sin embargo, su constante búsqueda de soluciones, no sólo de respuestas, las ha llevado a ocupar un lugar importante en alguna empresa.

 

Hace aproximadamente un mes me llegó la noticia que una amiga fue ascendida a subgerente en la empresa donde labora, noticia que me dio gusto, sobre todo porque lo que más llama la atención y es sumamente digno de admirar, es el hecho de que Alma sólo cuenta con la educación primaria, pero fue precisamente su entrega y responsabilidad las que la han llevado a posicionarse en ese lugar en tan poco tiempo.

 

También hace unos días recibí una llamada de Mariana, otra buena amiga que con dedicación ha crecido enormemente. Me compartió su alegría porque fue ascendida en su trabajo, consiguió tramitar la compra de una casa y se decidió a continuar sus estudios de preparatoria. Cabe mencionar que es de posición sencilla y su mayor inspiración fue su familia, y su satisfacción es el poder comprar casa para sus “viejos”.

 

Me pongo a pensar cuántas Marianas o Almas existirán en el mundo, que con la más pura motivación son capaces de salir y sacar adelante a los suyos. Cuántas madres solteras, viudas, personas con discapacidad, ancianos, profesionistas; han podido llegar lejos, pero no gracias a suertes, sino a perseverancia y buena actitud.

 

Quizá deberíamos intentar ser más como esas personas que no se detienen ante nada, pero sobre todo, en ese avanzar no pasan por encima de los demás, pues reconocen la importancia de la dignidad de los demás  la suya propia.

 

Personas con valores bien arraigados son las que se necesitan para vivir, personas con actitud de servicio, con dignidad, humildad y sencillez, que no rechazan una oportunidad por no creerla digna de sí, sino que reconozcan sus necesidades y aptitudes, aprovechando cualquier situación que se les presente, y tomando sus caídas no como un error, sino como una enseñanza de vida.

 

Se necesitan personas que estén en constante movimiento, que se sientan vivas, que se sientan capaces de hacer las cosas, capaces de levantarse, sacudirse y seguir caminando después de una caída. Se necesitan en sí, personas que quieran vivir.

 

Sonia Javalera, Hermosillo 2010