Alumnos

-Artículos.
-Testimonios.
-Investigaciones Finales.
-CoNéCtAtE.

 
Antonieta Rivas Mercado (un suicidio)
Veronica Muñoz
Antonieta Rivas Mercado (un suicidio)
ACTITUD ANTE LA MUERTE

 

Antonieta Rivas Mercado (un suicidio)

 

Una pensadora mexicana, periodista y dramaturga feminista, nacida en la Ciudad de México el 28 de abril de 1900, hija del distinguido Arquitecto Antonio Rivas Mercado, creador de diferentes proyectos civilizadores que el gobierno de Porfirio Díaz había prometido al pueblo, entre otros, la columna de la Independencia.

Antonieta fue una niña con una educación privilegiada para su época, gozaban de todos los lujos del momento, sus vestidos procedían de Europa, su madre gustaba por vestirla de blanco para representar la decencia, frescura y condición social.

Siempre estuvo en contacto con personas del mundo del arte. Era una niña dotada, despierta e inteligente, le gustaba el baile, la música, la recitación de poesías y las obras teatrales. En todas sus actividades mostraba talento e ingenio.

Al acercarse el centenario de la Independencia, le asignan a Don Antonio Rivas Mercado la tarea de inmortalizar la fecha con un monumento, el Presidente de la República Mexicana, Don Porfirio Díaz solicitó al arquitecto no escatimar recursos para su construcción. Así, se inició la construcción de la Columna de la Independencia. Los bronces de la columna se encargaron de Francia, así como la figura de la Victoria Alada que coronaría la columna.

El 16 de septiembre de 1910, se inaugura la Columna de la Independencia ante el Presidente Porfirio Días y el acontecimiento trajo consigo festejos y ceremonias que llenaban la vida de la familia Rivas Mercado. Un mes después, estalla la Revolución. Antonieta casi no salía de casa la situación era peligrosa.

El 27 de julio de 1918, se casa con Albert Edward Blair en una ceremonia íntima. En cuestión de 5 meses la incompatibilidades empezaron a surgir, Antonieta resolvió separarse de su marido, pero una noticia generó un cambio drástico, Antonieta estaba embarazada y ante esto, se esforzó por revivir las cenizas de un amor que estaba muriendo. Donald Antonio, hijo de Antonieta, nació el 9 de septiembre de 1919 en la ciudad de México.

Antonieta decide viajar a Europa donde permanece por 3 años con su hijo y su padre. Viajaron y conocieron varias ciudades europeas. Antonieta adoptó la moda Chanel, llevaba a la perfección esos vestidos rectos que olvidaban los senos y las caderas y liberaban al cuerpo con las telas jersey que caían sin escándalo en una silueta nítida. Usó el color negro como su favorito para vestir. En España tomó cursos de latín. A su regreso a México en 1926, Antonieta solicitó a Blair el divorcio.

El 3 de enero de 1927 muere don Antonio, el único ser a quien Antonieta daba cuentas. Esto la llevó no sólo a la soledad, sino también a una libertad sin restricciones.

Otro hombre aparece en la vida de Antonieta: Manuel Rodríguez Lozano, un pintor cuya arrogancia la ceducía. Tiempo después conoce a José Vasconcelos quien se había convertido ya en su nuevo amor. Ella permaneció a su lado durante su candidatura presidencial y le ofreció la fortuna heredada de su padre para tal efecto.

Vasconcelos perdía las elecciones y con ello la fortuna de Antonieta. Ella partió ilegalmente a Europa con su hijo y su situación económica se complicó, empezó a pedir prestado dinero. Sumado a esto, Vasconcelos llega a Europa y Antonieta se siente despreciada por él.

Ante su desesperación, Antonieta tomó la pistola de Vasconcelos y la decisión de quitarse la vida.

En su diario, escribió una despedida que decía:

"He decidido acabar – no lo haré aquí en el hotel para no comprometer a los que me han ayudado".

Se dirigió a la Catedral de Notre-Dame, caminó hacia la inmensidad del atrio, se sentó en el extremo izquierdo de la primera banca, en la nave central. Frente al Cristo crucificado, apuntó el cañón de la pistola hacia su corazón y disparó levantando su mirada hacia el Cristo.

La prensa publicaría "perturbación mental momentánea, ocasionada por dificultades matrimoniales", Antonieta permaneció cuatro dias en la helada y oscura morgue hasta que decidieron enterrarla el lunes 16 de febrero de 1931 en un cementerio a las orillas de París.

El escándalo en París no pudo detenerse, las puertas de Notre-Dame permanecieron cerradas toda la terde del miércoles 11 mientras se limpiaba y se hacía un ritual de purificación. Por última vez, Antonieta protagonizaba la historia, pues a pesar de que su muerte no fue la única del día, el lugar que eligió la llevó a protagonizar en los diarios.

En 1936, cuando caducó la concesión de la tumba que asignaron a Antonieta, sus restos fueron trasladados a la fosa común.

Psic. Verónica Muñoz Hernández.

Agosto 2010-08-24