Alumnos

-Artículos.
-Testimonios.
-Investigaciones Finales.
-CoNéCtAtE.

 
Algo sobre mi madre
Ma. Esther Flores Ayala Mancera “Mayte”
Algo sobre mi madre
ACTITUD ANTE LA MUERTE

 

Algo sobre mi madre

 

Recorriendo la ciudad caminando entre las calles, la publicidad me envuelve  advirtiendo que el 10 de mayo, día de las madres, está en puerta.
Descuentos en ropa, lavadoras estufas y licuadoras a mitad de precio “Sorprenda a mamá con un piso nuevo” “Porque mamá lo merece flamante horno de microondas” reza la publicidad, las promociones más atrevidas hablan sobre llevar a mamá a la playa, mientras que la heladería local dedica un nuevo sabor coco con arándanos “trozos de Amor” para la reina del hogar. Hacer reservación en un restaurante sería buena idea, pues todos ofrecen excelentes menús para festejarlas.
Así entre las calles, a todo volumen, Denis D`Kalaff entona conmovedoramente el tema clásico de temporada “A ti que me diste tu vida y tu espacio señora, señora….”; llegando a la plaza los mariachis, norteños, tríos y bandas atildan sus trajes, afinan garganta y practican el repertorio; la florerías ofrecen diseños y precios sorprendentes. ¿Qué sería un buen regalo para mamá? ¿Un perfume?  ¿Una bolsa? ¿Un Collar?, Una lavadora con 5 funciones, pastel, chocolates de dieta, viajes, ropa; Uffffff que difícil, tengo que planear una estrategia y descubrir el regalo perfecto, que obvio sea sorpresa. Llegando a casa descubro a mi madre entre vapores y hervores; la cocina “El territorio sagrado” lugar donde se generan las pócimas más extrañas, brebajes suculentos  de colores, mi alquimista preferida prepara con ahínco lo que será la comida de hoy, poca grasa, mucha verdura y que les guste a todos es el slogan, y que además alcance para todos, pues sus dotes adivinatorios la previenen de invitados sorpresa.  Y ahí está ella, mil brazos parece tener, cual computadora de última generación hace gala de su multifuncional cocina; acomoda, lava, distribuye, dispone, recuerda, y sin dejar de hacer nada pregunta sonriente ¿Cómo te fue? Y sin parar un segundo escucha atenta. Y yo la miro… su cuerpo habla de cada una de las batallas libradas con el tiempo, el amor y la experiencia se le desbordan por los ojos, la abrazo y su olor característico me llevan a dar una vuelta por los mil y mas recuerdos de mi vida con ella.
Y ahí está mi Madre, sobreviviente a Enrique Guzmán, Bule bule y a go go, de minifalda, psicodelia, crepe y laca tan rebelde como Paul Anka le permitía ser. Me pregunto si a sus 21 años  tenía idea de la aventura maravillosa e infinita que sería ser madre, cuidar, educar y proteger a un astronauta, una princesa y un luchador de los rudos por cierto, tres chamacos chillones y demandantes, hoy adultos igual de chillones y quizá,  quizá menos demandantes; Y es que hablar de “SER MADRE” es hablar de un mundo desconocido para quienes aun no lo somos, es como si al momento de gestar una vida destara la suya propia en forma paralela, porque me queda claro que son unas antes de tener un hijo y otras después, la magia de la maternidad las vuelve Persuasivas.
Quien no recuerda los maravillosos discursos de vendedor de tele marketing que profesaban para que amablemente aceptaras tomar un baño, ponerte la chamarra o irte a la cama temprano; Las vuelve intuitivas ¡ohhh siiii! Perversamente intuitivas y  el oráculo habló “Ok llévatelo pero no lo vayas a perder”, “No te vayas a caer”, “Si se que esta soleado pero llevate la sombrilla que va a llover”, Y si llovia te caías y lo perdías…………. Ma ¿cómo sabias todo eso?, además la maternidad les da a las madres esa enorme capacidad de dar y darse. Evoco momentos en donde recuerdo su dulce voz diciendo “Anda, anda ponte mi saco yo no tengo frio” “Anda comételo yo ya comí o ni hambre tengo”, la calma llegaba cuando en medio del terror decía “No te asustes prende la luz y veras que no es un monstro maligno, es solo tu abrigo colgado en la silla”, o “Lo lamento cariño pero te tienes que dejar inyectar por el doctor”…… y aun hoy el aliento me llega después de un día pesado en el trabajo cuando menciona “Mañana será otro día y estarás mejor”.  Y como no recordar  aquellas frases peculiares surgidas, de la mas amorosa desesperación “Cierra la boca y comételo”, “No me contestes y dime exactamente lo que paso” y aquellas en donde creías en la generación espontanea “Si no arreglas ese closet un día van a salir hasta elefantes”.
MADRE con que regalo compenso un poco de esta vida llena de sueños ilusiones, batallas, tropiezos y sonrisas, de este amor que trasciende todas las barreras, pues al momento que un hijo nace, una madre adquiere el  titulo, que nadie quita, ni la distancia, ni la lejanía, ni aun el paso de la vida, ni el paso de la muerte.
Se entonces que el mejor regalo no es precisamente escuchar a un tal Paquito prometiendo portarse bien y no hacer más  travesuras, es más que José José con su peculiar voz cantando “Madrecita del alma querida” o el mariachi entonando “Amor eterno”. Versos, poemas y canciones mil, se han creado para celebrar a las, madres de todas las presentaciones, ejecutivas, comerciantes, empleadas, vendedoras, diplomáticas, afanadoras, madres de tiempo completo, madres vivas, madres muertas…. Y desde aquí, desde la intimidad de mis recuerdos, desde mi amor infinito va para ti: Madre, Jechu, Jefecita, Mamacita, Viejita, Ma, Mamita, Mamá, sabiendo que no hay mejor regalo que un hijo pueda entregar, más que la gratitud y este amor que trasciende en el tiempo.