Alumnos

-Artículos.
-Testimonios.
-Investigaciones Finales.
-CoNéCtAtE.

 
Especialistas, a favor de la eutanasia
www.milenio.com
Especialistas, a favor de la eutanasia

Guadalajara.-El científico Ruy Pérez Tamayo se pronunció a favor de que en México se despenalice la eutanasia activa, o muerte asistida por un médico; sin embargo, lamentó que en el país, actualmente, existen grupos de personas con mucho poder que mantienen una “estructura antigua, fosilizada, conservadora, fanática, desapareciendo así el estado laico” que privaba hace 200 años.

“Mientras no logremos superar este tipo de división ideológica, seguiremos siendo un país de tercer mundo. ¿Qué vamos a festejar en el centenario y en el bicentenario? Yo creo que después de que logramos unas leyes de Reforma para establecer un estado laico en 1898, ahorita estamos en un estado no laico, lo perdimos”, sostuvo Pérez Tamayo luego de participar en la Conferencia “Eutanasia: ¿Debe legalizarse?¿Está listo México?”, que se celebró en el Instituto Nacional de Pediatría.

En el marco del primer Congreso “Cuidados Paliativos y Tanatología. Los niños al final de la vida”, donde los temas centrales fueron cómo atender y qué hacer con el enfermo terminal, Pérez Tamayo aseguró que hay pacientes a los cuales resulta imposible aplicar cualquier tipo de tratamiento médico, porque simplemente ya no le hace efecto, así como los cuidados paliativos que le permitirían aliviar su dolor y morir de manera más digna.

“Éste no es un ejercicio teórico. Yo tuve la trágica experiencia de un amigo cercano mío, el doctor Álvaro Gómez Leal, un hematólogo regiomontano que tenía un enfisema crónico, y a quien durante un episodio neumónico, en una unidad de terapia intensiva le salvaron la vida intubándolo y con antibióticos.

“Cuando Álvaro regresó a su casa le dijo a su esposa y a sus hijos “si vuelvo a tener un problema de este tipo por ningún motivo dejen que me vuelvan a intubar”. Meses después Álvaro llegó inconsciente al hospital y murió por insuficiencia respiratoria porque siguiendo sus instrucciones no se le intubo”, dijo tras llamar a los médicos a respetar la decisión de los familiares de suspender cualquier tratamiento, aplicar la eutanasia pasiva y no pretender efectuar “acciones heroicas para prolongar una vida indeseable”.

La voluntad autónoma del paciente debe de preservarse por encima de cualquier consideración y sólo el médico decidirá, de acuerdo con el Código Ético, cuando los familiares no se ponen de acuerdo y el paciente está inconsciente.

En la mesa que compartió con Arnoldo Kraus y Asunción Álvarez, Pérez Tamayo consideró como verborrea todos los argumentos contra la eutanasia emitido por hospitales privados. “Me parece perverso y sectario, seguir dándole al dolor físico intolerable y a otras formas horribles de sufrimiento, como la asfixia progresiva, la desintegración mental del sujeto con Alzheimer, un sentido humano”, expresó.

Y aunque reconoció una serie de objeciones, como depresión del paciente, tarde o temprano se llega a la situación en el que el suicidio asistido o la eutanasia permitirán al enfermo acabar con su sufrimiento y morir de forma digna.

“No hay ninguna razón ética y médica para que el doctor contribuya a terminar con la vida de un paciente… el rechazo a la despenalización de la eutanasia no se hace con base en razones médicas… Ninguna moral racional puede prohibir categóricamente la terminación de la vida si ha sido ensombrecida por una enfermedad horrible, para la que son inútiles todos los remedios y medidas disponibles. Es cruel y bárbaro mantener con vida a una persona en contra de su voluntad, y el sufrimiento inútil es un mal que debe de evitarse en las sociedades civilizadas”, abundó.

Armando Garduño Espinosa, director de la Unidad de Cuidados Paliativos, en el INP, y organizador del Congreso, reconoció que mantener a un niño vivo terminal, en estado vegetativo, o con dolor extremo, resulta “una crueldad”.

“De los 750 niños atendidos hasta la fecha en una de las pocas unidades que existen en el país, el 20 por ciento se encuentra en estado vegetativo, es un dilema enorme, están peor que la muerte. Hemos ido a sus casas, aplicando analgésicos, pero muchos niños se consumen por el cáncer, los tocas y sufren intensamente, eso es una crueldad y por eso se debe de impulsar la iniciativa, pero trabajar a su vez en recursos terapéuticos”, refirió.

Por su parte, el jurista Diego Valadés explicó que la eutanasia pasiva esta permitida en el Distrito federal y en todas las instituciones federales, IMSS, ISSSTE, Ssa, inclusive se permite a los padres de familia tomar la decisión por sus hijos.

“Sólo está prohibida en 18 estados (gobernados por el PAN, PRD, PRI e incluso Convergencia) donde se ha reformado la constitución para que la vida quede protegida desde el momento de la concepción, y en esas entidades las instituciones federales deben aplicar la eutanasia pasiva sometiéndose a la Ley General de Salud”, abundó.

Para Valadés el blindaje llega al absurdo de que tiene implicaciones negativas en la inseminación artificial, porque quienes las practican pueden ser acusados de homicidio calificado múltiple, con 60 años de cárcel, por la disposición de óvulos fertilizados que no son implantados y son desechados.

El debate

En 2008 comenzó a discutirse en México la legislación sobre eutanacia en el DF, al reformarse la ley de salud y el Código penal para admitir la posibilidad de voluntad anticipada, en la que los adultos dejan por escrito, ante un notario, si desean continuar con el tratamiento o se suspenda pese a la muerte.

En enero de 2009 se reformó la Ley General de Salud, que adoptó el mismo estándar de voluntad anticipada para todas las instituciones de jurisdicción federal, Ssa, ISSSTE, IMSS, institutos.

La eutanacia pasiva está prohibida en Morelos, Baja California, Colima, Durango, Campeche, Guanajuato, Hidalgo, Jalisco, Nayarit, Puebla, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sonora, Yucatán, Querétaro, Oaxaca, Veracruz y Chiapas.