Alumnos

-Artículos.
-Testimonios.
-Investigaciones Finales.
-CoNéCtAtE.

 
Algunas mujeres no tenemos la dicha de ser madres desde el vientre, pero tenemos la enorme fortuna d
Silvia Arcos León
Algunas mujeres no tenemos la dicha de ser madres desde el vientre, pero tenemos la enorme fortuna d

 

Ahora que miro atrás recuerdo cuanto me dolió no acudir a la fiesta de mis sobrinos al festejo de todos esos pequeños que tanto amo y con los cuales no he podido estar en sus días especiales, solo por el temor de ser cuestionada… ¿y tu cuando?  ¿Ay muchachos cuando van a darse tiempo para ser papás? ¡Se están haciendo grandecitos, eh! Tantas y tantas preguntas que lo único que logran es lastimar y lastimar mi corazón.

 

¿El? Hace tiempo que no me toca,  tenemos un inmenso temor de recoger las pruebas donde nos indiquen quien de los dos realmente no puede procrear.

 

¿Que va a pasar si soy yo? Le voy a quitar la maravillosa oportunidad de ser papá; desde que nos casamos sus padres  no dejaron de decirnos cuanto anhelaban tener un nieto, de hacer hincapié en que el es hijo único y que  el desea con todo su corazón tener una familia grande.

 

¿Y si es él? Seguro que será un golpe muy fuerte, su hombría y sus planes a futuro están puestos en la gran familia que soñó.

 

Tengo una amiga que estudia tanatologia es la única que se acerco con cautela a nosotros, no nos abordo con las pregunta tontas que suelen hacer, no nos visito con el morbo de saber que vamos a hacer, nos visito así, por el puro gusto de darnos un abrazo, por el único y sincero motivo de acompañarnos.

 

Ahora que sabemos el motivo por el cual no podemos ser papas, ya no es importante; ya nos hemos culpado, le hemos reclamado a  Dios, hemos pedido el milagro a cambio de ese inmenso favor… pero nada! llevamos ya un par de años en esta situación.

 

Buscamos a la amiga Tanatologa y  dice que pasamos por un duelo, el duelo de lo no vivido… hemos entrado a terapia y a través de este proceso, hemos aprendido que lo mas rescatable que tenemos somos el uno al otro, lloramos, lloramos y lloramos tanto, hasta que nuestro corazón se sintió mas ligero.

 

Hemos visitado varios orfanatos y cada día estamos mas convencidos de que ya no será el bebé que llene ese vació que teníamos, ahora tenemos claro que deseamos tener la oportunidad de poder servir a ese pequeño ser, de que seremos afortunados de tenerlo para cuidar de él y de proveer un hogar mutuo.

 

Hace ya varios años de esto y ahora  nuestro hogar no cesa de brillar con su alegría, el bullicio que irradian nos llena de energía día a día.

 

Esta semana celebramos el aniversario de nuestra familia, es un día que él invento para hacer una linda fiesta. Los niños, ellos nos han regalado una linda tarjeta hecha en cartón con sus manitas pintadas… y el letrero coloreado que anuncia la fiesta refleja lo que nosotros hemos podido lograr:

 

 

 

…HIJOS NACIDOS DEL CORAZON!!