Alumnos

-Artículos.
-Testimonios.
-Investigaciones Finales.
-CoNéCtAtE.

 
AMOR por el prójimo…
Magdalena “Mago” Pérez Grandguillaume
AMOR por el prójimo…

S a cualquier persona se le preguntara que es ms importante para ella, ganar mucho dinero o dedicarse a su familia, casi todos responderan lo segundo sin vacilacin. La decepcin llega despus cuando vemos que esa persona no vive de acuerdo a sus ideales. La historia de hoy es la vida de una mujer que nos invita a reflexionar sobre el amor, la ayuda al prjimo y el encuentro con la verdadera felicidad que est muy lejos de la acumulacin de bienes y riqueza.

Los que tienen dinero y poder saben algo que t y yo desconocemos y que hasta no nos atreveramos a creer si alguien nos lo dijera: Que el dinero y el poder no satisfacen ese hambre indefinible del alma

Magdalena Prez Grandguillaume, lleg a este mundo el 27 de septiembre, en el otoo de 1949 y el acontecimiento ocurri precisamente muy temprano, en el centro de esta hermosa ciudad de Tapachula en donde su llanto se confundi con el bullicio de la gente que va antes de que el sol salga al mercado, es la segunda heredera del reconocido matrimonio integrado por Don Carlos Arturo Prez Garca, quien fuera el eterno gerente general del Alambre de Oro y de la seora Araceli Grandguillaume Ponce de Prez.

Creci como todas la nias que llegan a este mundo con amor, rodeada de cario, sumos cuidados y una educacin estricta que hasta el da de hoy, los rastros de haber sido bien pulida, aparecen por doquier, por lo mismo, sus padres no tambalearon en que su instruccin primaria la cursara en tres colegios, la Tipo Fronterizo, Constancia y Trabajo y, finalmente bail su vals al graduarse en la reconocida escuela Leona Vicario; es integrante de la segunda generacin de la Escuela Secundaria Federal Nmero 1, y estudi el bachillerato en la Preparatoria Miguel Alemn.

A pesar de haber nacido en una poca en que las mujeres todava estaban destinadas a educarse en menesteres del hogar, descubri, siendo una muchacha de diecisiete aos, que deseaba estudiar la carrera de medicina y como su historia est cuajada de ancdotas y dificultades que deba conquistar que, comenzar compartindole que el examen de admisin lo reprob, nunca fui una excelente estudiante, as lo expresa con la sencillez y humildad que la caracteriza, -pero si una deportista apasionada por lo que tuve que pagar la factura de esta pasin e inscribirme en la Facultad, pero de medicina veterinaria, tras haber estado un tiempo como oyente de saln en saln hasta que-

El Comit de Lucha, un grupo que en esos aos se dedicaba a conseguir que todos los aspirantes conquistaran un espacio en la UNAM, sugiri que tena inscribirse a medicina veterinaria para obtener matricula y dos meses despus solicit su cambio a la facultad de medicina humana, una estrategia que justificaba la existencia de ese comit. Poco o, nada, mejor dicho, saba nuestra entrevistada de lo que abarcara su preparacin, as que la mayor prueba la recibi cuando ingres al anfiteatro y se sorprendi al no espantarse de la forma tan simple con que tomaban un cadver para estudiarlo como si se tratase de un chompipe muerto; ah confirm que su vocacin no estaba equivocada, ella se desvelara los cinco aos siguientes hasta conseguir convertirse en mdico.

No fue fcil para Magdalena, y lo nico que tena revelado es que ella no poda volver al pueblo derrotada, sino triunfante, convertida en mdico y en 1978, se gradu realizando su internado en el Hospital Jurez del Distrito Federal en donde recibi las bases elementales para toda su vida, porque asegura que, quien haga un buen internado, obtiene un cimiento fuerte, pero Magdalena tena planes distintos, no saba que en breve una luz en el camino se le cruzara para revelarse su verdadera vocacin.

Para Mago, como la llaman todos quienes la conocen, no existen fechas, ni aos, ella vive la vida conforme se le va presentando y aporta lo mejor de si. Era una mujer joven con sueos y deseos de ofrecer al mundo todos sus conocimientos cuando recibi la noticia para dar su servicio social en una comunidad que est ms cerca del cielo y por lgica de Dios, as que viaja a Motozintla, una pintoresca ciudad que desde el primer da le llen la vida con pincelazos de color; primero por paisaje y despus porque descubri que estaba en el lugar preciso, en donde no solo se requera de un mdico, sino de una mujer con capacidad de dar amor

Estando en Motozintla, ese ao la vida le pone un encuentro maravilloso y conoce a las Hermanas de la Congregacin Religiosa Franciscana de Mara, misioneras que tenan un dispensario mdico en donde adems de servir humanamente llevaban el mensaje de Dios a comunidades desamparadas, escondidas en la sierra inaccesible para la civilizacin y el desarrollo Ese encuentro venturoso marc la vida de Magdalena Prez Grandguillaume para siempre, a partir de ese momento su vida ya no sera la misma porque no solo encontr su verdadera vocacin, sino que Dios le revel la misin ms importante que tendra en su vida.

A partir de ese encuentro Mago no solo servira como asistente mdico, sino que viaja con las hermanas religiosas quienes van a comunidades marginadas a evangelizar en donde ella se encuentra con una realidad, servir al prjimo, ayudarlo y conseguir una paz y satisfaccin que lleg inesperadamente a su vida. Ese servicio y contacto con la gente que la necesitaba le escarba el corazn, le seduce su fe y decide que desea ingresar a la orden religiosa, dedicar su vida a Dios haciendo votos de humildad, sencillez y amando al prjimo tanto como ama a Dios.

Pero ya sabe usted que Dios mueve a sus hijos a su completo antojo, y Magda solo pudo estar en ese ao de preparacin diez meses, porque en el claustro comprendi que servira ms a sus semejantes como mdico que como misionera, as que decide regresar a Motozintla, vivir cerca de la gente que la necesita, rodeada de paisajes maravillosos y teniendo al Male, guardin de Motozintla, como testigo mudo, de su reencuentro generoso con la vida y con l.

Todo estaba planeado para que Mago, pusiera sus servicios mdicos al alcance de tanta gente que no tena acceso a este servicio, viajando a pie y a caballo, transportndose por veredas y caminos de difcil acceso hasta llegar al destino en donde la gente la esperaba con cario, pero su padre le cambi los planes al sufrir un infarto, as que deja ese sueo pendiente y hace una pequea pausa para cuidarlo.

Su misin es clara y como no puede realizarlo en Motozintla, decide fundar Tapachula, su ciudad natal, un dispensario mdico en la iglesia de San Felipe de Jess, en la colonia 5 de febrero, tena claro que su ministerio y realizacin estaba en ayudar a los dems, servirles; una tarea tan difcil pero que en ella fluy de manera natural, as que no conforme se entreg igualmente como voluntaria en el Hospital Carmen de Acevo y trabajo unos aos en el IMSS

A Mago el dinero no le importa, para ella tiene un solo valor y su ministerio va ms all de una remuneracin econmica, un pago y una utilidad; Era joven pero tenia claro que la plata no era su bsqueda y mucho menos su satisfaccin y en eso estaba cuando el amor la encontr, conoci a Vctor Manuel Glvez y tras un noviazgo de seis meses, deciden firmar ante el juez del registro civil.

Ella estaba segura que la unin sera para siempre porque firme en sus principios y valores nunca ha estado de acuerdo en el divorcio ms que en condiciones extremas. No se casa por la iglesia pero Dios la bendice con la llegada de dos hijas; Araceli y Ofelia y seis aos despus, pacta con su esposo la separacin y toman la determinacin de que el divorcio es el siguiente paso y no hay retorno, a pesar de las insistencias de parte de su marido.

El resto ha sido muy fcil, Magdalena Prez ha tenido siempre la revelacin de que ella lleg a este mundo para servir, lo hace desde cualquier trinchera en la que se encuentra y todava tres veces al ao, viaja a Siltepec, y de ah se transporta como puede y en el medio que exista hasta un pequeo poblado llamado Honduras, en donde las Hermanas Franciscanas, con quienes se identifica como una ms de la Orden, predican y dan amor a esa gente, gente que se ha hermanado con nuestra protagonista y que la visitan, gente que llega por alguna necesidad a la ciudad y Mago los hospeda en su casa porque tiene claro y su corazn le dice que son sus hermanos, sino de la misma religin al menos s del mismo Dios. Esta es la grandiosa diferencia que marca a esta mujer.

Mago Prez Grandguillaume, mdico de profesin, ha dedicado la mayor parte de los aos a servir a enfermos, cuidar a aquellos que estn en etapa terminal y por lo mismo se ha diplomado en Tanatologa, para comprender mejor la muerte y tener, junto con sus principios cristianos, la palabra adecuada para aquellos que estn a una cuarta de traspasar la lnea divisoria que est entre este mundo y la vida eterna

La vida de Mago es muy sencilla, echa toda su energa a tres principios bsicos con los que ha vivido desde hace sesenta aos: hacer en este mundo lo que tenga que hacer por los dems, Amar a Dios y por supuesto, amar a su prjimo tal y como lo ense Jess.

Tal vez por eso a Mago, nada le quita el sueo, as que al llegar la noche del final de cada da, agradece a Dios la oportunidad de haber servido y le exige mas luz para ver por donde pasa y en donde es necesaria, porque a eso ha dedicado toda su existencia.

La misin que Mago Prez realiza con amor, es un apostolado, un ministerio que pocos siguen al pie de la letra y como Dios lo ordena, en primer lugar porque son pocos aquellos hombres o aquellas mujeres que desean actuar como Jess, y se conforman o por comodidad prefieren dedicar su tiempo a orar por el prjimo en vez de actuar, a leer la Palabra Sagrada, a prepararse pero para qu tanta lectura Bblica si no hacemos lo que Jess nos hered? Para qu tanta sabidura cristiana si nuestra actitud y nuestro corazn pulula por senderos vanidosos en vez de escuchar a nuestros hermanos que nos necesitan? Para qu?

As, entre los caminos de Dios, la caridad al prjimo, la educacin de sus hijas, el cuidado de su madre, quien falleci hace tres aos, dar aliento a los enfermos, atender su consultorio cuando le sobra tiempo y hacer todo lo que su corazn le dicta, se ha pasado el resto de los aos y el esfuerzo ha valido la pena, su hija mayor es pasante en psicologa y la segunda estudia diseo publicitario, pero sobre todo, vive en medio de una paz envidiable, rodeada de objetos y muebles que han pertenecido a sus antepasados, protegida por el amor de mucha gente que pulula por su casa temporalmente, que llega procedente de la sierra de Motozintla o de cualquier punto de la geografa mexicana y en donde ella se convierte en una esplndida anfitriona.

Cuando decid entrevistar a Mago Prez, ya saba una parte de su grandiosa historia, para lo que no estaba preparado es que, estando con ella, descubrira que tiene una luz especial y que su vida es idntica a una cancin de amor que est llena de suaves notas, pero sobre todo, que est baada por ese amor infinito de Dios. De entrada su semblanza no dice nada, es aparentemente fra pero al ofrecer las primeras palabras, entiendes que mujeres como ella no nacen a cada rato; su espritu misionero, su capacidad para dar, compartir y su apostolado para convertirse en amiga y protectora de quienes han perdido la esperanza en esta vida, nos invita a la reflexin y a preguntarnos qu hemos hecho en este mundo? Nos obliga a no transitar por esta vida vanamente porque al final, no seremos medidos por las oraciones sino por lo que hemos hecho por los dems.

Cuando abandon la casa de Mago, sal con la sensacin de que ya haba estado en ese lugar en muchas ocasiones, me asalt un nudo en la garganta pero sobre todo, con el remordimiento de que he hecho poco en esta vida.

 

Diciembre 2009